2,066,298 visitas

TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO MILITAR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

11/01/2021
   

TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO MILITAR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Por: General de Brigada Francisco A. Ovalle Pichardo, ERD.

Rector del Instituto Superior para la Defensa “General Juan Pablo Duarte y Díez”. (INSUDE)

 

La educación superior nace con la necesidad de encontrar, bajo el rigor científico, soluciones a los problemas que de distintas maneras afectan a la humanidad. En ese sentido, la era medieval con las universidades de Constantinopla, Bolonia, París y Oxford, así como las españolas de Salamanca y Alcalá de Henares, representan el génesis de la “codificación” del sistema educativo superior como se conoce hoy en día.

 

En el caso del “nuevo mundo”, la Universidad Santo Tomás de Aquino, hoy Autónoma de Santo Domingo (UASD), fundada en el año de 1538 mediante Bula Papal “In Apostulatus Cúlmine”, bajo el modelo de la Universidad de Alcalá de Henares, marca el inicio de la educación superior en el Continente Americano y de un robusto sistema nacional que en la actualidad, agrupa a más de cincuenta instituciones de educación superior (IES).

 

Es en los albores del presente siglo, cuando las Fuerzas Armadas dominicanas pasan a formar parte, al menos de manera oficial, de este importante sistema, al ser reconocidas como IES, la “Academia Naval de Estudios Superiores”(Decreto 368-00, 2000) y la Academia Militar “Batalla de las Carreras” (Res. CNESCyT 007-01, 2001), instituciones que para el año 2003 son reorganizadas por el Consejo Nacional de Educación superior Ciencia y Tecnología (CONESCyT), bajo la estructura académica del hoy Instituto Superior para la Defensa, “general Juan Pablo Duarte y Díez (INSUDE), institución que abraza la sagrada tarea de “desarrollarlas capacidades militares y civiles de la defensa nacional”.

 

Para inicios del presente año, la humanidad es sorprendida por un virus que sin una cura o vacuna hasta la fecha formalmente reconocida, crea el pánico a nivel mundial, afectando según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), los ámbitos no solo económico, social y político, sino que por igual impacta negativamente a un sistema educativo que vio cerrar sus campus universitarios, sistema que en el caso dominicano, está sustentado en más de un noventa por ciento en programas presenciales, poniendo en jaque a todo el sistema educativo superior tanto a nivel nacional como internacional.

 

Esta crisis generada por la Pandemia del virus SARS-CoV-2, trajo consigo la implementación de rigurosas medidas de bioseguridad que incluyeron entre otras cosas, la suspensión o restricciones a las actividades presenciales incluyendo las académicas. En ese sentido Escala, Sánchez, Camilo y Tavárez (2020) en un documento titulado “Presente y futuro de la virtualización de la docencia en la educación superior dominicana: de un presente reactivo a una construcción proactiva” manifestaron que “Nunca en tan poco tiempo la virtualidad había sido experimentada con tanta intensidad en nuestras instituciones,” realidad que acorde con los autores “va más allá del próximo período académico o del futuro fuera de la crisis.”

 

Con esta realidad surge entonces un gran desafío para las Instituciones de Educación Superior, y como parte de ellas el INSUDE, el cual se ve obligado a un replanteamiento de las estrategias de aprendizaje y de enseñanza en torno a la necesaria transformación de sus programas de capacitación originalmente presenciales, a programas que han de ser implementados a través de métodos y medios a distancia, virtuales o en línea. Esto además requiere, de una especie de maridaje entre el Estado y el sector privado que garantice el alcance general a los servicios de un “internet”, estable y seguro.

 

En ese mismo orden, surge la necesidad de redefinir el perfil docente, quienes están conminados al manejo de estos, para muchos, nuevos modelos de enseñanza. Todo esto bajo el convencimiento del reto que representa para la educación superior militar, la carga considerable de programas formativos, que sobre todo a nivel de grado, requieren de la presencia de los discentes.

 

En la actualidad, el Instituto Superior para la Defensa está exhortado a ser una institución abierta, innovadora y de vanguardia, capaz de enfrentar con éxito la realidad global, y a las nuevas exigencias educativas y sociales, bajo el convencimiento de que tras la pandemia, el mundo no será el mismo, un concepto ya planteado por el Grupo de Cartagena (2020) cuando refiere que la idea de normalidad como antes la conocíamos, no volverá a ser igual, enviando así un claro mensaje al sistema educativo mundial: “o la educación se adapta a las nuevas tendencias educativas; entre ellas, la educación a distancia y el uso de las tecnologías, o pierde pertinencia”.

 

El escenario expuesto precedentemente, reviste de especial importancia, al tratarse de la capacitación en tiempo de crisis, de verdaderos líderes civiles y militares, garantes de los intereses nacionales. Sobre este punto Ginés (2004) plantea la importancia de la responsabilidad que recae sobre los profesionales, de buscar soluciones a los problemas que atañen a una sociedad cada vez más exigente y de constantes cambios, obligando a repensar sobre los retos y desafíos de la educación del siglo XXI.

 

Finalmente, tal y como lo afirmara Rodríguez (2012), esto necesariamente implica poner en práctica, por medio de la gestión, docencia, investigación y extensión, un conjunto de principios y valores que permitan formar, no solo buenos profesionales, sino también personas sensibles, comprometidas con la desarrollo de su país, una meta imposible de alcanzar, sin las garantías sustentadas en la seguridad y defensa de la nación.

 

Referencias

Decreto 368-00, (2000). Que reconoce como Academia Naval de Estudios Superiores, con categoría de universidad, a la Escuela Naval de la Marina de Guerra. 8 de agosto del año 2000.

Ginés, J. (2014). La Universidad: Un futuro incierto. Conferencia magistral ofrecida en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, en la celebración del 50ta. Aniversario del Departamento de Estudios Graduados de la Facultad de Educación

Grupo de Cartagena (2020). La educación superior ante la crisis del coronavirus: Enunciado de Educadores, académico y formuladores de políticas públicas de América Latina. Recuperado de: https://www.utdt.edu/ver_nota_prensa.php?id_nota_prensa=

18134&id_item_menu=6

Resolución 007-01, (2001). Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología. Que reconoce a la Academia Militar de las Fuerzas Armadas “Batalla de las Carreras”, como institución de educación superior.9 de febrero 2020.

Rodríguez, J. (2012). Responsabilidad Social es inherente a la naturaleza y misión de la Universidad. Lima, Perú: Gráfica Real.

Sanchez, J., Tavarez, J., Camilo, O., y Escala, M. (2020). Presente y futuro de la virtualización de la docencia en la educación superior dominicana: De un presente reactivo a una construcción proactiva. https://doi.org/10.13140/RG.2.2.17944.55047

Unesco (2020). El Coronavirus Covid-19 y la Educación Superior: Impacto y Recomendaciones. Recuperado de https://www.iesalc.unesco.org/2020/04/02/el-coronavirus-covid-19-y-la-educacion-superior-impacto-y-recomendaciones/

 

Dirección de Asuntos Civiles del Estado Mayor Conjunto, J-5 y Relaciones Públicas, MIDE.

Galería de Imagenes

MINISTERIO DE DEFENSA DE REPÚBLICA DOMINICANA
INICIO |  MAPA DE SITIO |  CONTACTO
SUBIR
Versión móvil certificada bajo la NORTIC A2:2016 17010-02-A21010
©2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
REPÚBLICA DOMINICANA